HOPE FOR FUKUSHIMA

La prefectura de Fukushima siempre ha sido conocida por sus humildes comunidades de trabajadores. Gente del pueblo, granjeros y pescadores que tranquilamente siguen su vida cotidiana, unidos por años de tradición y convivencia.

 

El 11 de marzo de 2011, esta comunidad fue golpeada con fuerza varias veces: primero, por uno de los terremotos más grandes jamás registrados, luego un poderoso tsunami, cuyas inundaciones causaron un terrible accidente nuclear y contaminación tóxica por radiación. A los que sobrevivieron a estos traumas se les ordenó inmediatamente evacuar la zona.


Muchas personas perdieron sus hogares, familiares y amigos. El mundo vio horrorosas escenas de como se borraban comunidades enteras. Atrás quedó una vida cotidiana en la que las personas nacen, crecen, forman familias y envejecen lado a lado. Atrás quedaron las visitas a las tiendas para comprar y charlar, el trabajo en los arrozales, los largos días de escuela y las expediciones de pesca para traer las capturas del día.

 

Todo lo que les fue arrebatado por una combinación del poder de la Madre Naturaleza y de la mano del hombre.

 

Durante mi visita, entre todas las imágenes de desolación y abandono de Fukushima, me sorprendió su belleza, tanto en sus paisajes como en su gente. Una y otra vez escuché historias de pérdidas trágicas, pero siempre, escondidas en las historias había una chispa de vida y de resistencia, como las brasas de un fuego que insiste en seguir ardiendo.

 

Estas personas con su determinación y fortaleza, su amor por su tierra y su fuerza de voluntad son para mí una inspiración y deberían servir como modelos a seguir.

 

Para mí son la verdadera esperanza para Fukushima.

Hattachi Beach.
Hattachi Beach.

El torii en la isla Benten-jima junto al hermoso, pequeño templo situado en la orilla del mar sobrevivieron al Gran Terremoto de Tohoku y al tsunami que le siguió. Ambos representan ahora un símbolo de esperanza para la gente de Fukushima.

press to zoom
Hattachi Beach.
Hattachi Beach.

Algunos de los simples placeres de la vida están volviendo lentamente a Fukushima.

press to zoom
The Flower Farm
The Flower Farm

#HOPEFORFUKUSHIMA Cuando decidí participar en el Fukushima Disaster Tour, realmente no sabía qué esperar. Como la mayoría de las personas, había escuchado mucho sobre el tema a través de los medios de comunicación. Pero pasar unos días aquí y conocer a algunos lugareños me abrió la puerta a una impresión totalmente diferente: la vida cotidiana de la gente de Fukushima, la tragedia pasada, el arduo viaje de regreso a una apariencia de normalidad pero siempre lleno de esperanza.

press to zoom
Hattachi Beach.
Hattachi Beach.

El torii en la isla Benten-jima junto al hermoso, pequeño templo situado en la orilla del mar sobrevivieron al Gran Terremoto de Tohoku y al tsunami que le siguió. Ambos representan ahora un símbolo de esperanza para la gente de Fukushima.

press to zoom